#MasCompromiso25N: Contra la Violencia de Género

logofinal25nEn el marco del Día Internacional contra la Violencia de Género el Consejo Provincial de la Juventud de Valladolid se suma a la Asociación de la Prensa de Valladolid junto a la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Valladolid instando a asumir un compromiso individual de profesionales de la información, profesores y alumnos de periodismo de la provincia de Valladolid en la lucha contra la violencia de género.

La labor de los profesionales de la comunicación es fundamental en la formación de una conciencia social que ayude a desterrar la lacra de la violencia de género de nuestra sociedad. Para ello, es necesario trasladar a través de nuestras informaciones, una actitud de tolerancia cero ante este tipo de violencia. Una actitud que se antoja imposible sin el conocimiento y la formación especializada que nos lleve a realizar una adecuada información sobre esta lacra.

La violencia de género es aquella violencia sexual, física o psicológica, que se ejerce contra la mujer por el mero hecho de serlo. Tiene su origen en la forma en que está configurada la sociedad y en la desigualdad entre hombres y mujeres que emana de ella. Esta violencia es una violación de los derechos humanos que afecta a toda la sociedad en su conjunto, siendo esta parte fundamental del problema y la solución.

Para ayudar desde el periodismo a erradicar esta lacra social queremos recordar las principales recomendaciones a seguir a la
hora de elaborar las informaciones que traten la violencia de género y nos comprometeremos a incorporarlas a nuestro quehacer
diario:

• Utilizar la denominación correcta de violencia de género. No usar denominaciones tales como “crimen pasional”, “violencia doméstica” o “violencia de pareja”. Se alejan de la concepción integral y real del problema.

• Evitar realizar perfiles de las víctimas. No existen perfiles de mujeres víctimas, cualquier mujer puede sufrir violencia de género independientemente de su edad, formación o clase social. Sin embargo, sí existen perfiles de hombres maltratadores, por lo que puede resultar de ayuda consultar a expertos que expliquen qué tipo de comportamientos pueden tener, tanto en público como en privado, para promover la desaparición de estereotipos existentes a este respecto y ayudar a posibles víctimas a identificar este tipo de violencia.

• Evitar el tratamiento sensacionalista o morboso en este tipo de información. Pueden llevar al público a quedarse con los detalles escabrosos y alejarse de la verdadera causa del problema. Por ello, es esencial utilizar un lenguaje puramente informativo, que se aleje de frases hechas y clichés del tipo “certera puñalada”, “cosida a puñaladas”, “envuelta en un charco de sangre”… Del mismo modo, conviene evitar titulares que no describen la realidad y atenúan la gravedad de los hechos “Una mujer muere…” Las mujeres no se mueren, son asesinadas.

• Contextualizar la información en el marco de la violencia contra la mujer y mostrar las consecuencias tanto para el agresor como para la familia. Además, es recomendable hacer un seguimiento del caso, evitando así que se quede en un hecho puntual. Es conveniente difundir casos de mujeres que logran salir de una situación de violencia, trasladando la idea de que hay salidas frente a la violencia de género.

• Evitar cualquier afirmación que acabe convirtiéndose en una justificación del agresor. Comentarios del tipo “le había abandonado”, “se había ido con otro”, “era muy celoso”, “no podía vivir sin ella, estaba obsesionado”, “bebía mucho”, “estaba enfermo”… acaban convirtiéndose en una justificación de la actuación del asesino ante la sociedad.

• Cuidar la selección de las fuentes en los casos de violencia de género. Es fundamental para no contribuir a la transmisión y perpetuación de prejuicios e ideas distorsionadas. Se deben evitar las declaraciones de vecinos y familiares. Conviene dar voz a expertos que son capaces de explicar, interpretar y argumentar las causas de esta violencia.

• Los contenidos sobre violencia de género deben incluir datos útiles que puedan ayudar a las personas a encontrar apoyo al que poder recurrir en caso necesario. Es conveniente citar el teléfono gratuito 016, número de atención a víctimas de maltrato.

Que los actuales profesionales de la información, los futuros periodistas de la provincia de Valladolid y los responsables que trabajan con la juventud sigan estas recomendaciones ayudará a evitar la transmisión de prejuicios, estereotipos e ideas distorsionadas que pueden ser un obstáculo en la lucha contra la violencia de género.

El compromiso de los periodistas también debe incluir formación que ayude a identificar esos roles y prejuicios con el fin de modificar un discurso que busque la igualdad y que ayude a transformar la sociedad.

Este 25 de noviembre animamos a todos los profesionales, profesores y jóvenes a unirse a este compromiso. Que nuestro trabajo diario se sume al esfuerzo de instituciones y colectivos de todo tipo en la erradicación de la violencia de género.

Esta entrada fue publicada en Actividades, iniciativas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *